Ojos que no sienten

por

“El tema de la exposición son las emociones”, me dijo Ana Cecilia Gonzales Vigil cuando me propuso ser parte de su último proyecto. Junto a la artista plástica Muss Hernández, su gran amiga y compañera en el camino del estudio de la Ciencia de la Mente, había diseñado una exposición que reflejara aquello que suelen trabajar en sus talleres. Como coaches espirituales, Muss y Ana C querían poder materializar esas mismas sensaciones. La primera creó quince vestidos que buscan representar las emociones incómodas que muchas veces no procesamos. Los elaboró con resina, tules y alfileres. La segunda tomó retratos originales a sus familiares y amigos más cercanos y les permitió intervenirlos con libertad.

La idea de haber sido elegida con amor para algo tan especial me hizo sentir honrada. Y aunque hacer el retrato fue duro (qué tal chamba la de las modelos profesionales), el resultado era lo más importante. Durante la sesión, nunca vi las fotos y no sabía qué pasaría al final.

Al recibirlo impreso semanas después, me enfrenté a muchas preguntas. ¿Me reconozco en esta foto?, ¿esta soy yo?, ¿cómo me siento al verme? La foto fue tomada durante esos días en los que yo estaba a punto de renunciar al trabajo con horario de oficina, una etapa en la que precisamente Ana C y yo no habíamos conocido, pues ella dirigía el área de fotografía de Revistas Amauta. Para mí, la foto manifestaba un momento crucial. También me enfrentaba a las cosas que no me gustan tanto de mí, los kilos de más, el cabello despeinado, mis sueños y mis pesadillas

IMG_20160420_195318961_HDR

La responsabilidad de que saliera bien era enorme, por eso con la ayuda de Francesca Lasarte me animé a hacer la intervención. Utilizamos pintura en spray y frases que imprimí en papel de sticker. Después, pusimos la máscara y los cachitos-orejitas. No veía las horas de averiguar qué habían hecho los demás.

Cuando llegué a la inauguración, me sorprendió cómo cada quien hacía la lectura de sí mismo. Las posibilidades eran realmente infinitas. Algunos pegaron otras fotos encima de la obra, otros se recortaron, se calaron, pintaron, escribieron, marcaron….Uff. Pero en todas los temas eran claros. Uno era el cuerpo que según Ana C explica es lo que “hace que nos percibamos como seres individuales y nos impide reconocer al universo como un todo” y la proyección, es decir, la imagen de lo que creemos ser de acuerdo a lo que hemos construido.

En esos retratos creo que cada autor podía observar sus propias defensas, sus fortalezas y rasgos de su identidad. Para Ana C, la clave para entender este punto radica en que nos percibimos como entes separados y nos juzgamos y condenamos los unos a los otros como si no tuviéramos una relación. Como si no compartiéramos el mismo mundo. Finalmente, “somos un espejo y nos reflejamos en el otro”.

Ana-Ceciclia-Gonzales-Vigil

Ser parte de esto fue como una terapia de curación. Reconozco que luego de verme y ver a los otros sentí que algo se quedaba atrás y que empezaba otro momento de mi vida. Los invito a que vayan a conocer la exposición que estará abierta hasta el 24 de junio en la galería John Harriman del Centro Cultural Británico. La curaduría es de Roberto Huarcaya.

Fotos: Cortesía del Centro Cultural Peruano Británico

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider
2 Responses
  • María Isabel Núñez Flores
    Mayo 12, 2016

    Es muy interesante pensar, reflexionar sobre cómo se conjugan las expresiones creativas y artísticas con la tecnología que hace posible que podamos ingresar a un universo que podría parecer superficial, y creo que no lo es. Nuevas actividades que involucran lo femenino y masculino en la producción de algo nuevo, mercados de consumo, gustos diversos, industria, moda, creativos, belleza, información. Calidad y trabajo que podemos ver en este blog para diversas edades. Felicitaciones.

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.