A la cabeza del estilo

por

Estar a la cabeza del estilo no es fácil. Se necesita tener buen gusto (sino, educarlo), estar al tanto de las tendencias y elegir prendas funcionales y fantásticas. Si sabes cómo combinarlas de formas distintas, es un plus. En mi opinión, aunque no tengamos la última cartera de Chanel, hay elementos que pueden ayudarnos a tener un estilazo en cualquier momento del día. Y uno de esos es tener un buen sombrero.

Cristina Risso lleva varios años dedicada a la sombrerería. No solo se encarga del diseño sino también de la elaboración. Ella misma pasa las noches bordando con amor y dedicación para sus clientas. Sé que siempre le pone a sus obras algo de su corazón, pero lo tiene tan grande que siempre le queda más corazón para seguir ofreciendo al mundo. Cuando me contó que lanzaría su colección de invierno, decidí visitarla para que nos cuente todo sobre Áurea, un trabajo que se caracteriza por sus bordados.

WEBRisso-Evento-1

Cuando llegaste de vuelta al Perú, tras haber vivido y trabajado durante 17 años en España, ¿pensaste que realmente existiría un mercado en Lima para tu trabajo?

Yo pensaba o daba por hecho que el mundo sombreril estaría mucho más trabajado y “normalizado” pero descubrí que estaba completamente inexplorado. No hay sombrererías, y no es común, por ejemplo, saber tu talla de cabeza. Lima me sigue sorprendiendo día a día, hay gente arriesgada y gente completamente clásica que solo busca el sombrerito negro que tanto odio (risas).

¿Cómo te formaste en este trabajo tanto en Sevilla, como en Madrid y Nueva York?

El primer contacto que tuve con el mundo sombreril fue con Biliana Borrisova, búlgara afincada en Madrid. Ella me introdujo en este maravilloso arte y ahora somos amigas, “whatsapeamos” sobre nuevas técnicas, y cada vez que voy nos encontramos. Es una fuente de sabiduría infinita, aparte de ser súper buena onda y divertida.

Luego, hice un curso específico de flores de seda y plumas en Sevilla, fueron 3 días, 10 horas al día. ¡Fue súper intensivo! lo que más aprendí fue a usar la imaginación. En sombrerería, como en muchas artes más, te puedes llenar de materiales, pero el verdadero desafío es lograr algo bien estructurado y maravilloso con los materiales que tengas a mano.

El año pasado hice un master en técnica en Nueva York con la maravillosa Anya Caliendo, aprender de ella me hice sentir bendecida. Su atelier es un mundo mágico del que no quieres salir nunca. Cada día me sentía Alicia en el país de las maravillas, una experiencia inolvidable.

WEBRisso-Evento-81

Cristina Risso

¿Qué significa el bordado en tu vida? ¿Quién te enseñó a hacerlo y por qué lo has convertido en el protagonista de tu colección de invierno?

El bordado, para mí, es básicamente recuerdos, nudos, y trucos para que no salte a la vista ningún error en la labor. La verdad es que aprendí cuando era muy chica, como a los diez años. Tenía una nana que se llamaba Áurea y fue ella la que todas las tardes me hacía bordar, primero una telita, luego una falda, y así fui aprendiendo.

Aurea, que es mi colección actual, es un recuerdo de esta nana que me enseñó este oficio tan noble. Ser bordadora no es tarea fácil, ¡de ello pueden dar fe mis dedos que están llenos de pinchazos y cayos!

En diciembre del año pasado fui a Madrid y aprendí puntos mucho más complejos con Yolanda Andrés, una de las bordadoras (a mano) más reconocida y reclamada. ¡Ella tiene su cargo el trabajo de bordado de edición limitada de Carolina Herrera!

WEBRisso-Evento-60

¿Es difícil reinventarse con cada colección?, ¿qué tiene de especial la que has creado en esta oportunidad?

La verdad que sí, ¿sabes? Yo no boceto ni parto de algo en particular, como cualquier diseñador. De hecho, no me considero diseñadora, no lo soy, yo soy artesana. Solo cojo la materia prima y poco a poco todo va saliendo, es como un proceso bien personal y manual, en realidad. Nunca sé lo que va a salir hasta que lo termino. En esta colección me propuse darle color al sombrero a través de los hilos, cada sombrero tiene un mínimo de 3 colores en su bordado.

WEBRisso-Evento-13

¿Qué colores y materiales priman en este trabajo?, ¿cómo describes la colección?

Los tonos son tierras y rosas. El principal material es el Hilo DMC (lo compro en España), mis hormas de madera compradas en Inglaterra y España (algunas incluso han sido diseñadas por mí) y el agradecido fieltro de oveja.

Además de hacer sombreros diseñas bellos tocados de novia. ¿Qué debe tener en cuenta una novia en invierno para tener el tocado perfecto? ¿Actualmente existe alguna tendencia respecto a este tema?

Aquí en Perú las estaciones no están muy definidas y las novias que tengo este invierno, pueden casarse en primavera con el mismo tocado perfectamente. ¿A tener en cuenta? Las flores. Particularmente no trabajo con flores naturales, y las que esculpo a mano a mí me gustan más para verano. Pero igualmente los tonos fríos le dan ese aire de misterio y nostalgia a cualquier novia invernal.

Hace pocas semanas te mudaste a un nuevo atelier en San Isidro, ¿cómo te sientes en este nuevo espacio?

Uf ¡me ha costado muchísimo encontrarlo! pero es bastante grande, aún le faltan detalles pero estoy feliz. En este atelier estoy con una amiga mía, Diana Contreras y su marca de ropa FOSH. Estamos felices y con muchos planes e ideas locas en la cabeza que aún tenemos que aterrizar.

WEBRisso-Evento-152

Fotografías: Andrés Lastra para Risso Headwear

 

Aún no hay comentarios.

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.