Recetas para el perdón

por

Ana Cecilia Gonzalez Vigil junto a Colin Tipping, autor del libro “El perdón radical”.

 

La primera vez que escuché sobre el perdón radical y la ciencia de la mente fue en una entrevista con Melania Urbina hace casi tres años. Nos reunimos en su casa una tarde de verano en la que me contó que había vivido durante muchos tiempo en una constante búsqueda interior. Sin embargo, cuando empezó a seguir estos estudios, su visión había cambiado por completo, pues había entendido que nuestro destino es algo que construimos a diario a través de nuestros deseos.

Aquella conversación me dejó muchas preguntas que, por casualidades de la vida, Ana Cecilia Gonzalez Vigil pudo ayudarme a responder. En aquel momento, ella no solo era editora fotográfica de la revista en la que yo trabajaba sino que además era coach espiritual de las dos disciplinas de las que Melania tanto me había hablado. Fuera de ello, Ana C, como le dicen todos de cariño, era una persona que se preocupaba por el equipo a diario y que yo sentía muy cercana.

Amablemente, Ana C me invitó en abril a participar en una exposición fotográfica que unía su trabajo espiritual con su profesión (pueden ver una nota al respecto dando clic aquí). En esa oportunidad, le pedí que coordináramos una entrevista larga sobre su visión que a continuación comparto con ustedes.

IMG-20160704-WA0005

¿Cómo empezaste a trabajar como coach espiritual? 

En verdad todo empezó estudiando. Llegó un momento de mi vida en el que me sentía fastidiada y no sabía por qué ocurría esto si todo estaba aparentemente bien. En esa búsqueda encontré un curso sobre ciencia de la mente, quedé encantada y luego lo seguí de forma profesional. Hice dos años adicionales para graduarme como maestra del tema. En un inicio, no tenía interés de enseñar pero lo que me hacían sentir las clases era tan bacán que terminé totalmente inmersa. Una vez que me dieron la acreditación, se abrió la posibilidad de dictar y la tomé como una forma de seguir con el tema. Estudié con Muss Hernández y juntas dictamos la primeras clases.

¿Qué es la ciencia de la mente?

Es una filosofía de vida. Es un aprendizaje establecido en base a unos escritos de Ernest Holmes, quien vivió la primera mitad del siglo XX. Era un tipo muy académico que después de estudiar distintas filosofías produjo un libro con el nombre de “Ciencia de la mente”. En aquel momento, él tuvo un programa de radio en Estados Unidos y eso generó un movimiento alrededor de su trabajo.

¿Qué fue lo que te impactó de su visión?

Primero, la idea de que eres responsable de tu propia vida y que había que dejar de responsabilizar a otros por lo que sientes o te pasa. Las emociones no vienen de afuera, ocurren de adentro para afuera. Muchas veces estamos esperando que alguien valide lo que hacemos; si eso ocurre, nos sentimos bien, y si no, estamos mal. Y así vamos por la vida de un extremo a otro esperando algo del resto que, en realidad, debemos encontrar en nosotros mismos.

12112292_1070493459630596_3112276546790899043_n

Esto no quiere decir que siempre tengamos la obligación de estar bien o felices…

No, pero la felicidad es una elección. Nosotros no controlamos lo que pasa, pero sí lo que sentimos. Tú eliges cómo reaccionar.

Suena muy abstracto, ¿tienes un ejemplo?

Estás caminando con una amiga por la calle y hay un robo. Tú lo ves y piensas ‘qué horror, la violencia en Lima está terrible’. Y la persona que está a tu lado quizás le toma importancia a la gente que acaba de correr para ayudar a la persona afectada y piensa ‘qué bueno que haya tanta solidaridad’. Como ves, se trata de dos puntos de vista distintos sobre un mismo evento. El “filtro” que tiene cada uno es el que hace la diferencia.

¿Cuál es el principio fundamental de la ciencia de la mente?

Uno de ellos es el perdón. Y seguir los cursos sobre el perdón radical, una filosofía creada por Colin Tipping, me llevó un paso más allá con relación a ese tema. Para perdonar hay que dejar de juzgar al otro, algo que es muy difícil de lograr. A veces, tu necesidad de condenar es más fuerte que tu voluntad de perdonar. En cambio, el perdón radical de Tipping propone una comprensión global de lo ocurrido e identifica lo ocurrido como una oportunidad para sanar algo que llevas dentro. Las creencias que tenemos en el subconsciente son fuertes porque determinan la forma en que vemos el mundo. Y el mundo no es necesariamente es como uno lo lee. La mente es superpoderosa. El pensamiento tiene poder creador.

12651172_1128260063853935_2654439394825442502_n

Es que a veces nos repetimos cierto pensamiento una vez, dos veces y comienzas a darlo por cierto…

Imagínate que olvidas tus llaves de forma regular. La primera vez, te das cuenta y dices ‘qué estúpida, cómo me va a pasar esto’. Al día siguiente, lo mismo. Y comienzas a hacerte daño diciéndote esas cosas. No te das cuenta porque te parece algo sin importancia, pero terminas por darlo por verdadero. Muchas veces esas creencias están en el subconsciente y el pensamiento es una consecuencia directa de esa creencia. En la mayoría de casos, estas ideas vienen de la primera infancia, de cosas que los demás nos han dicho y que nosotros repetimos sin cuestionarlo.

¿Hay forma de arreglarlo?

Absolutamente. Solo hay que tomar conciencia de que la vida ocurre de adentro hacia afuera. Aquello que no te gusta, lo corriges. Lo otro, lo potencias. Es un entrenamiento. Cuando dejamos de pensar tanto y escuchamos nuestros sentimientos, podemos ayudarnos con mayor facilidad.

Ahora que es más común hablar sobre la espiritualidad, ¿crees que existe cierto mercantilismo?

Como todo, existe una calidad de ofertas. Caminos hay varios. De alguna manera, hay una situación a nivel mundial que está propiciando esta búsqueda interior. Todo está sucediendo tan rápido que abruma. Pero hay que recordar que las respuestas están dentro de ti. La búsqueda es interna siempre.

 

Para contactar con Ana Cecilia, puedes escribirle a perdon.anace@gmail.com y darle like a su fan page Recetas para el perdón.

 


Las ilustraciones utilizadas aquí son propiedad de Karina Huertas, una joven artista plástica egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Ella ha participado en exposiciones colectivas tanto en Perú como en el extranjero. Actualmente trabaja como docente y sigue la maestría de Historia del arte y curaduría de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Su obra se caracteriza por el uso del cabello, el vestido y la creación de metáforas mediante objetos cotidianos.

 

1 Response
  • Ximena Alcázar
    Julio 26, 2016

    Maravilloso ! Gracias por compartir Carla Atencio !

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.