Lif week día 1: Den Távara

por

La belleza humana no debe estar relacionada a la edad, a la raza, a la estatura… los humanos somos hermosos por naturaleza. Está pasarela para mí significó crecimiento en todos los sentidos”, explica Den Távara. La joven diseñadora debutó en Lif Week en la sección de Nuevos Talentos y no defraudó. Su estética deportiva dio un giro en rosa en “Hilda Vol. 2”, una colección creada en homenaje a su abuela.

Al inicio del desfile, sorprendió un body con capucha que definitivamente lleva el ADN de la marca. Y es que Den Távara lleva años trabajando con textiles efabrics, que son fibras con tecnología. Esta ayuda a hacerlas capaces de repeler el agua o a tener protección UV. Estas cualidades llevan años siendo utilizadas por atletas y deportistas de alta competencia, pero recién desde hace unos cinco años se han abierto paso en el mundo de la moda.

Távara cree en estos materiales y los considera parte de una revolución importante, pues incluso en su fabricación se requiere menos agua, lo que contamina menos el ambiente y protege nuestros recursos naturales. Gracias a su novedoso trabajo, ella pudo contar con las telas de Lafayette, una firma colombiana especializada en efabrics.

Mucha actitud y rebeldía caracterizaron esta presentación que también estuvo llena de amor y sentimiento para Den. Ella nos explica: “Me sentí agradecida con Hilda, con el universo, y con todos los seres que he conocido en esta vida. He disfrutado cada minuto, desde el proceso creativo hasta la última pisada en la pasarela.  Cuento con un equipo maravilloso, con el cual comparto la misma filosofía y eso es muy valioso. Mi abuela cumplió un año mas de partida el 26 de abril y esto que vivo ahora se lo debo a ella”.

En la colección, vimos muchos cortes asimétricos, escotes profundos y fusión de texturas. Definitivamente, el foco estuvo en las espaldas. Los trajes monócromos también volvieron pero reinventados. Los vimos en looks bien cohesionados y sabemos que serán una constante en sus próximas colecciones. “Confieso que son un reto reinventar piezas en un solo color y encontrar el balance”, dice Den.

Algo que vale la pena destacar es que Den no quiso llenar su pasarela de modelos, sino que apostó por mujeres de distinta talla, edad y estatura. Esto hizo sentir a los presentes (al menos a mí) que la moda no es algo inaccesible y que podemos acercarnos a ella sin miedo a ser juzgados. “He trabajado en producción de desfiles por mucho tiempo, y he seguido con los códigos de muchos diseñadores. Elegir a Tatiana Mosquera, Cali Loli y Carla Santivañes fue un riesgo que quería correr para reflejar la diversidad y realidad de mi país”, detalla.

En este desfile, Den Távara también dio paso a otros talentos para acompañar su propuesta. Así Meryland Diaz creó una colección de joyas en piedras naturales y swarovski con figuras de labios y ojos, para reflejar lo que a veces sentimos y vemos que no contamos a nadie más. Además, Junior Rivadeneryra fue el encargado de crear el calzado de la colección.

Lo mejor: La selección de modelos. Para mí, ese elemento hizo tan humana y cercana la presentación que era imposible no sentir que estábamos ante algo único. Me gusta que Den haya tomado el riesgo de probar un color con el que no se siente tan cómoda para salir de su zona de confort y presentar un cambio en su marca, sin perder la esencia y la estética deportiva. Los looks monócromos estaban muy bien logrados. La bermuda que vemos líneas arriba es un hit. Ese outfit fue mi favorito y lo usaría sin dudarlo.

Lo que no me gustó: Como ya se habrán dado cuenta por lo que vengo escribiendo en estos días, tengo reparos con las mallas y no me gusta cómo se ven en hombres o mujeres. Me hubiese agradado ver combinaciones con más tonos de rosado para darle mayor variedad a la propuesta.

Fotos: Sebastián Corzo para The Solo Project Lima por Carla Atencio

Aún no hay comentarios.

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.