Katerina D’onofrio habla sobre Infortunio, una obra de amor y traición

por

El amor puede nacer en el contexto menos indicado. A veces, existe una pasión irrefrenable que mueve a sus protagonistas en la misma dirección. El desenlace puede ser nefasto, pero aún así los amantes buscarán unirse ante la fatalidad.

En un mundo violento y cruel, nace la historia que relata “Infortunio”. Iker (Eduardo Camino) y Amaia (Katerina D’onofrio) parecen haber sido creados para estar juntos, pues comparten el desenfreno, la belleza, la tristeza, las carencias, una vocación autodestructiva e incluso la extraña paz que los protege cuando están unidos. Sin pretenderlo, sus emociones sembrarán aún más violencia en sus respectivas parejas: Markel (Sebastián Monteghirfo) y Ainoa (Karina Jordán)

Infortunio es el viaje al subconsciente de estos amantes infortunados, pero también, es la reflexión sobre la tragedia. ¿Será suficiente este amor para dejar toda una vida atrás? Al respecto, conversamos con Katerina D’onofrio, quien nos explicó más sobre su participación en la obra y lo representa Amaia para su carrera.

¿Cómo te llegó la propuesta?

Mikhail Page (el director) me dio el texto y al inicio yo estaba un tanto asustada. En mi vida había recibido una obra de tres actos. ¡Y era más extensa de lo que ha quedado! Pero lo que realmente me motivó fue que el autor fuera Gino Luque, tenía este deseo de hacer una obra suya , recuerdo haber visto tres veces “Los número seis” y tenía ganas de entrar en ese universo particular que tiene Luque. Se me propuso el año pasado hacer un extracto de una obra suya para una presentación en el Teatro Británico y fuimos Eduardo Camino y yo quienes lo hicimos. Y ahora estamos aquí, en Infortunio.

¿Qué sentiste la primera vez que la leíste?

Yo inicié con la propuesta de ser Ainoa, que participaba un poquito menos que el papel de Amaia. Ahora creo que todos participamos por igual. Hemos restructurado juntos el guion, bajo la visión de Gino y Micky. Ainoa me parecía un personaje frágil y bonito de abordar, pero a la semana me dieron la noticia de que sería Amaia.

Entonces, me preocupó un poco la carga erótica que tenía el personaje y estaba reticente porque no son escenas fáciles, tienes que tener confianza, incluso creo más que química en tu compañero de escena. Al inicio eran desnudos completos, pero la propuesta fue cambiando y modificándose. Me costaba la idea de hacer un desnudo completo en teatro, repetirlo todos los días. Lo he hecho alguna vez para videoarte o algo íntimo en cine, pero la idea de hacerlo frente a tanta gente a diario no me resultaba cómoda.

La obra está llena de imágenes poéticas y para que no perdiera la atracción y la pasión, hubo que ajustar algunos detalles. Creo que lo hemos logrado, hay piel, hay sudor, sangre, hay lágrimas. Estamos haciendo un trabajo con mucha verdad y mucho compromiso. A la vez, el hecho de que ninguno salga de escena en toda la obra es muy potente. Las escenas se retroalimenten las unas a las otras sin que los cuatro personajes estén involucrados en la acción directa. Estás observando y siendo observado todo el tiempo. Hay culpa, celos y sensaciones que se mezclan. Si bien no es una creación colectiva, creo que los actores también hemos aportado y Micky y Gino han estado abiertos a eso, ha sido un proceso bueno.

¿Cómo te sientes en la piel de Amaia?

¡Como un animal! (risas)

Pero hay algo de eso en la obra…

Sí, lo loco de eso es que donde ensayábamos había un par de gatos que pasaban por ahí. Mientras el director los quería fuera, yo esperaba que estuvieran y, sin querer, he ido absorbiendo ciertas características, movimientos… No lo tenía tan claro antes pero cuando vinimos al teatro y los gatos no estaban, mi cuerpo pedía esa energía. Lo que tengo clarísimo es que Amaia es un ser muy animal en medio de un mundo violento y salvaje. ¡Los mismos Iker y Markel matan para vivir! Es universo duro pero romántico también, bien Gino Luque. Aquí en el teatro ya pude potenciar eso de “animalesco” en mi personaje, soltar el proceso y entregarlo. Amaia es muy felina.

Estos amores imposibles, ¿se pueden evitar?

La obra tiene esta fuerza desbordada, wagneriana, trágica… y los personajes creen tercamente que pueden armar una historia que no debería estar escrita. En mi caso, yo haría hasta lo imposible porque no suceda. (jajaja) Pero ahí viene lo pasional… Personalmente, trataría de no acercarme mucho a este tipo de relaciones, ya que desgastan mucho.. Se habla del destino, de lo que está trazado, pero para mí tiene que ver con una personalidad trágica que existe. Por suerte, puedo abordarlo en un personaje y no en mi vida cotidiana.

¿Un gran amor puede nacer de la traición?

No lo sé.

Yo me he cuestionado varias veces una frase de la obra que dice “el deseo no es una forma de vida”.

Supongo que hay personas que no pueden con las cosas muy calmas ¡que no puede ni siquiera tener calma en su interior! Tiene que tener ese drama, eso los activa, los hace sentir vivos y los lleva a una especia de  muerte. Y creo que cada uno lo aborda también dependiendo el momento específico que está viviendo. De repente, de chiquilla puedo haber sido más extremista, pero ahora trato de  que las cosas no se muevan de esa forma.

Es que he vivido hace poco algo similar. Y ver una historia de infidelidad me ha tocado muchísimo. Sobre todo, pensar que a veces puede tratarse de algo inevitable o predestinado….

Es que no siempre la traición se trata de un capricho. No siempre surgen estas cosas a propósito o para destruir a quien está a tu lado. A mí me pasa que alguien me parece atractivo pero tiene pareja, lo bloqueo por completo. No insisto. ¿Para qué intentar una cosa así?  Igual considero que si estás en control de ti mismo y en calma, nada va a venir a removerte por dentro. Por otro lado, cuando el amor desborda y te rechazan, viene un dolor muy fuerte que genera sensaciones confusas. Mi consejo es tratar de dejarlo ir lo más rápido posible. El desapego es lo más saludable.

Finalmente, ¿cómo te sientes ya pasado el estreno?

Para sostener una hora y cuarenta minutos con tanta intensidad, tenía que ser un elenco potente. Todos sabíamos que iba a ser una propuesta poco convencional y enriquecedora. Estábamos conscientes de que sería una locura, un viaje extremo y estamos felices con eso. Nos hemos comprometido y compenetrado muy bien.

TEMPORADA: del de 1 de junio al 17 de julio.

DÍAS: de jueves a lunes, a las 8 p.m. domingos, a las 7pm.

DIRECCIÓN: Mikhail Page.

DRAMATURGIA: Gino Luque.

ACTÚAN: Katerina D’Onofrio Dibós, Eduardo Camino, Karina Jordán y Sebastián Monteghirfo.

LUGAR: Teatro de Lucía, Calle Bellavista 512 Miraflores.

Aún no hay comentarios.

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.