Rosa Clará llegó a Lima

por

Yo siempre he querido casarme. Mil veces me he imaginado el momento en el que entro a la iglesia/municipalidad/lo que fuere y todos, absolutamente todos, voltean a mirarme. Tengo la ilusión de que se tratará de un instante mágico, único, como hacer el debut en la pasarela de la semana de la moda de la ciudad más cool del mundo. Honestamente, no he imaginado bien con quién (alguna vez sí y la cosas salieron muy mal) pero sí sé con qué: con un Rosa Clará.

Los vestidos de cóctel y los de novia de esta firma son mi mayor sueño desde la época en que trabajaba en la Revista Hola. No se imaginan cuántas imágenes de sus diseños tengo guardadas en mi celular. Normalmente uno no tiene tantas ocasiones para lucir algo así de elaborado y lindo, pero ahora que la firma ya tiene tienda propia en Lima…soy capaz de inventármelas! Rosa Clará ha traído todas sus novedades desde España. Y si hay algo que no encuentras allí, ellos mismos pueden traerlas para ti en tu talla y modelo ideal. Sobre todas estas maravillas conversé con Renzo Tori, director de Rosa Clará en Perú.

¿Cómo decide la firma abrir su primera boutique en nuestro país?

La marca tiene un foco importante en Latinoamérica y eso ya se ve reflejado hasta en los desfiles. Normalmente, Rosa Clará abre el Barcelona Bridal Fashion Week con una celebridad europea y este año, por ejemplo, participó la novia de Marc Anthony, Mariana Downing, para demostrar que hay un interés en esta parte del mundo. Rosa está enamorada del Perú y tenía los ojos puestos en Lima. Entonces, hicimos un match perfecto. Nosotros le presentamos el proyecto justo cuando ella buscaba un partner en Lima. Así conseguimos que llegue marca. Hoy estamos en Lima y estamos cerrando el proyecto para abrirla como representantes en Colombia.

Un vestido de Rosa Clará es muy fácil de reconocer. Su estructura resalta, tiene un componente arquitectónico, pero guarda líneas simples. ¿Qué nos puedes contar del estilo de esta casa de modas?

Son diseños súper elaborados. Hemos querido traer un poquito de toda su línea. Sí hemos traído opciones que no se ven mucho en Lima, hay algunos en crepe de seda con un trabajo lleno de detalles y pedrería. Este tipo de vestidos icónicos con líneas simples y cortes han encantado en Lima.

Aquí la transparencia y el tul bordado abundan…pero nadie sale de eso porque “está de moda”.

En Rosa Clará van a un estilo más europeo, distinto, algunos vestidos con mucho volumen, otros con menos volumen. ¿Qué nos representa? La calidad de la tela y el armado del vestido. El corsé no se cae, está pensado para que su estructura no te preocupe sino que te haga sentir cómoda y se sostenga. En la línea más alta, la couture, solo se usan telas naturales. Por eso no ofrecemos el blanco atómico, el blanco súper blanco, porque eso es imposible de lograr con materiales naturales. Ahora mismo tenemos cien vestidos que tienen mucho encaje, pedrería, guipure. Tenemos incluso el modelo exacto usó Antonella Roccuzzo en su matrimonio con Lionel Messi.

¿Qué líneas han traído a nuestro país?

Tenemos la línea Couture: la de precios más altos que trabaja 100% en tela natural (3000 dólares en adelante); Rosa Clará que son muy logrados pero más accesibles (entre 2000 y 3000 dólares); la línea Soft que es para matrimonios en playa o campo y Luna que es la más económica, donde los vestidos tiene un precio desde 1100 dólares hasta 1700. Pienso que tenemos una oferta amplia que se ajusta al presupuesto de distintas novias. Actualmente tenemos alrededor de 100 vestidos en tienda pero no hay que olvidar que tenemos todo el catálogo disponible a pedido. Entonces, si una novia viene a la tienda tiene más de 400 opciones. Tenemos velos, can canes, clutches, cinturones, zapatos, etc. la novia puede conseguir aquí lo que necesite de pies a cabeza. Además, tenemos una modista tiempo completo para poder realizar los ajustes que sean necesarios.

También tenemos en tienda una colección de fiesta, Rosa Clará cocktail, para las mamás, las madrinas, las hermanas….todas pueden vestir la firma. O quizás las chicas que están buscando vestidos para ir a su fiesta de promoción o a algún matrimonio, tenemos las líneas Marfil y Aire que son más económicas y que parten de los 400 dólares y van hasta 1300 dólares el más elaborado. Y para las niñas, hemos traído en exclusiva la colección de primera comunión.

¿Y tenemos todas las tallas?

En realidad, tenemos una oferta amplia y variada. Para las tallas más grandes, en algún caso no lo tengamos en tienda, siempre se pueden conseguir a pedido.  Y si la novia viene con anticipación, pienso que podemos asesorarla mejor para encontrar la pieza perfecta. La línea Couture incluso permite modificaciones, se puede mezclar, por ejemplo, el tipo de falda de un modelo con el corsé de otro. O variar la tela por completo. Las posibilidad son infinitas.

¿Cómo has sentido la respuesta de las peruanas a la firma?

Todo ha sido muy positivo, ya tenemos varias citas agendadas y vestidos vendidos. Hay mucha expectativa por conocer la tienda. Muchas clientas me dicen que no pueden creer que ya estemos aquí, pues ya pueden ahorrarse el viaje que pensaban hacer para buscar el vestido de novia. Es que cuando se compra en otro país así es más difícil tener que viajar nuevamente para ver el tema de los arreglos. En cambio, aquí podemos darles ese servicio directamente.

¿Qué significa para Rosa Clará ser parte de un momento tan especial en la vida de las personas?

Es increíble. Las chicas vienen, se emocionan, lloran. La familia llora. Nos sentimos importantes y especiales porque podemos compartir eso con las clientas. También cuidamos mucho el trato que les damos. Cuando llega alguien, ya sabemos su nombre, la felicitamos, le permitimos ver con calma lo que tenemos y así descubrir lo que busca. Luego, la llevamos al probador. Aquí tenemos siempre listos velos, bata, etc. Nos sentamos en una sala espacial, privada, y vemos el ebook para que pueda conocer qué más opciones hay en el catálogo. Incluso, puede marcar un vestido, verlo en distintas perspectivas y dejarlo elegido para revisar al final a cuáles les dio like. Eso permite hacerlo con mayor dinamismo. Después, la familia o amigas se acomodan en el sofá, la novia pasa al probador y se cierra. Entonces, la vestimos, la paramos en el taburete y abrimos el telón. Ahí es cuando todos lloran. Nos gusta que generar toda esta experiencia en el probador, eso siento que lo hace más íntimo para la familia. Cuando compran un vestido, finalmente, brindamos con champagne y festejamos.

Por ahora, estamos aquí de lunes a sábado y estamos felices de poder abrir las puertas a todas las clientas. Tenemos la mejor expectativa sobre nuestro ingreso al mercado, porque ofrecemos un estándar de servicio que va a marcar un hito. El negocio de lujo está creciendo a dos dígitos por año, se hacen 120 mil matrimonios en total en el país y creemos que nuestro mercado abarca unas 25 mil novias por año entre todas las líneas. Estamos seguros de que tanto de Lima y como de provincias, pues vienen muchas chicas (sobre todo de Arequipa), vamos a alcanzar una participación interesante que hará de Rosa Clará un referente para las novias en el Perú.

Fotos: Sebastián Corzo para The Solo Project

Modelo Arizona

Modelo Alada

Modelo Alina

Modelo Penélope

Modelo Laura

Modelo Perfecto

Fotos de catálogo: Archivo Rosa Clará

Aún no hay comentarios.

¿Qué piensas?

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.